Página 25 - Revista Unifrut

Versión de HTML Básico

La calidad de la manzana que entra a las cámaras de atmós-
fera controlada es clave del éxito. Es importante señalar que
esta no va a mejorar la calidad de la fruta que está ingre-
sando. Si se pretende almacenar la manzana por un perío-
do corto, menor de 4 meses, la refrigeración convencional
puede ser suficiente; sin embargo, cuando se pretende al-
macenar por mayor tiempo la atmósfera controlada es la
mejor opción.
La manzana que va a estar en atmósfera controlada debe
ser de la mejor calidad, con firmeza de la pulpa aceptable,
preferentemente mayor de 14 libras, entre más alta mejor,
con suficiente calcio para evitar el desarrollo de
bitter pit
, y
en general limpia de daños por plagas y pudriciones. Es im-
portante recordar que una vez que la cámara se cierra esta
no se puede estar abriendo y cerrando porque se pierde la
atmósfera y se acelera la maduración. Además del merca-
do, el indicador de madurez que va a determinar la vida de
almacenamiento de la manzana es la firmeza de la pulpa.
De acuerdo a los estándares de calidad y a la norma oficial
mexicana, la manzana para mercado fresco no debe tener
una firmeza de la pulpa menor de 10 libras, para
que esta llegue al mercado en calidad aceptable
para el consumidor. La textura de la fruta con una
firmeza menor se vuelve harinosa y visiblemente
se empieza a observar arrugamiento de la super-
ficie. El uso de inhibidores de etileno, como Re-
tain y 1-MCP
(Smartfresh)
son un complemento
de la atmósfera controlada que también
contribuyen a alargar la vida de al-
macenamiento de la manzana.